Mi corto amor de verano (comentario 2)

10Feb10

Vengo de una familia donde somos puras féminas, así que mi papá ha intentando innumerables veces que enganchemos con sus panoramas a lo mero macho, que nos vistamos con mocasines, o que nos demoremos cinco minutos en elegir ropa.
A mi viejo se le ocurrió tener un perfecto panorama familiar vacacional, con cara de ilusion todas miramos diciendo; mall, tomar sol o sentarse en el bar tipo el caribe con un jugo natural pavoneándose de lo lindo?, NO, NADA DE ESO para papá solo existia… la pesca.
Con suerte habiamos jugado a la pesca milagrosa, y ese juego no tiene considerado al gusanito torturado que se revienta en el anzuelo y el olor a pescado podrido que había en el muelle. Mamá y hermanas abortaron misión huyendo por su integridad, y me dejaron sola con una canasta de mimbre vacía y la cara de mi papa pidiéndome compañía. Me senté a su lado e intente encontrarle sentido Zen al temita de la pesca.
Así estaba; de lo menos mina que había, cuando llego José Tomas, mi primer amor de verano. Yo había intentando de todo esa semana para que se fijara en mí, pero nada resultaba con este pre adolescente y su fobia a las niñitas. Cuando lo vi caminando con su caña en la mano, pensé “si me lanzo al agua para que me rescate, será muy desesperado?”. Pero increíblemente no tuve que hacer nada, el solito se sentó a mi lado y me saludo, quien puede entender a los hombres; Hello!! el peor olor en el ambiente, mi pelo asqueroso, y la ropa ultra sucia, son el juego perfecto para ellos!!
Era evidente que yo le gustaba, me miraba con cara de ñoño. Yo coqueteaba de los mas tranquila, por que mi papá formaba conversando los “lazos de familia con mi futuro suegro”.
Mi momento perfecto comenzó a naufragar cuan Titanic, cuando José Tomas me dijo; parece que pescaste algo. Yo pensé; será su corazón?, y él antes de que yo pronunciara mi muy mal elegida frase repite; Es seguro, pescaste algo, recoge la caña!! Yo histérica, sin saber que hacer, tire la caña lo mas fuerte que se me ocurrió, por si el pescado se le ocurriera salir arrancando, no quería ser el hazme reír de mi nuevo amado. Y con el movimiento de un látigo, sale el pescado volando por los aires enganchado en mi anzuelo, directo a la hermosa cabellera castaña de mi loco amor de verano, y se posa cuan sombrero sobre su cabeza, el pescado se retorcía mientras todos se reían tanto en el muelle, que José Tomas nunca mas tuvo el valor de acercarse a conversar o explicarme que significaba el “recoger la caña”. Cuek!

Anuncios


No Responses Yet to “Mi corto amor de verano (comentario 2)”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: