Mala pata de sangre y por herencia

03Sep09

Si hay algo que caracteriza a mi familia, es la facilidad para doblarnos los tobillos. Sufrimos de un esguince familiar crónico, compartimos nuestro punto débil y estamos convencidos que Aquiles es parte de nuestro árbol genealógico… de algún lugar debe provenir la mala pata de sangre y por herencia. Ayer me doble el tobillo derecho al igual que mi hermana menor.

Ocurrió cuando Diego me invito a comer sushi al frente de mi casa, un pequeño local estilo playero en donde venden los Rolls más ricos que he probado. Tiene palmeras, sillas de playa y arena en el piso. Fue por participación de esta ultima que mi tobillo decidió torcerse, al seguir las huellas de Diego y pisar por donde el había andado. Pero no calcule que la travesía recorrida de él es diferente a la mía y que mis pies son mas pequeños, así que no di en el ancho ni en largo de su pasar.

La lección del día es que acompañar es diferente a seguir.

Anuncios


No Responses Yet to “Mala pata de sangre y por herencia”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: